El guiño de noviembre

El Día de Muertos

El Día de Muertos es una celebración tradicional que honra a los difuntos. Se celebra en México y en países de América Central, así como en muchas comunidades de los Estados Unidos donde existe una gran población mexicana y centroamericana. Tiene lugar principalmente los días 1 y 2 de noviembre, aunque en algunos lugares comienza desde el 31 de octubre.

Un poco de historia:

El culto a los muertos ya se practicaba en la época precolombina en México (época anterior a la llegada de los españoles). Varios pueblos indígenas (Aztecas, Mayas, Purepechas, Nahuas y Totonacas)  dedicaban un período preciso para ritos y festividades. Para los antiguos mesoamericanos, la muerte no tenía las connotaciones morales de la religión católica, en la que las ideas de infierno y paraíso sirven para castigar o premiar. Por el contrario, ellos creían que los rumbos destinados a las almas de los muertos estaban determinados por el tipo de muerte que habían tenido, y no por su conducta en la vida.

Con la colonización y evangelización de los pueblos se produjo un sincretismo entre aquellas tradiciones mesoamericanas y católicas y resultó el actual Día de Muertos.

 

Costumbres:

Contrariamente al ambiente morboso y oscuro que puede adquirir la fiesta católica del Día de Todos los Santos, el Día de Muertos en México se desarrolla en una atmósfera alegre. El festival se traduce de varias formas. Aquí veréis algunas imágenes de sus formas más típìcas:

Un altar en una casa

Una tumba decorada

Calaveritas de azúcar y pan de muertos.

También se hacen litografías bastante humorísticas sobre el tema. En ello sobresale el pintor y caricaturista mexicano José Guadalupe Posada (1852 – 1913) , famoso por sus litografías con escenas de muerte, estampas populares y caricaturas sociales, inspiradas en el folclore.

« La Catrina » es uno de los símbolos más típicos de la Fiesta de los Muertos y de la cultura mexicana. El esqueleto representa a una mujer con un sombrero elegante, perteneciendo a la alta sociedad. Esta imagen es un guiño para decir que frente a la muerte, ¡no hay ninguna distinción de clase!

 

En conclusión:

Cabe señalar que hoy en día esta celebración no es propia de todos los mexicanos puesto que, pese a ser una fiesta que se ha convertido en un símbolo nacional, existen muchas familias que son más apegadas a celebrar el “Día de todos los Santos” como lo hacen en otros países católicos. Además, cabe mencionar la fuerte influencia de los Estados Unidos que, al menos en zonas fronterizas, se evidencia con la presencia de la fiesta conocida como Halloween, la cual se celebra cada año con más frecuencia y en un mayor número de hogares. Existe pues una preocupacón por la preservación del Día de Muertos como parte de la cultura mexicana.

Y por fin, os pongo uno de los dichos más populares sobre la muerte:

Al vivo todo le falta y al muerto todo le sobra.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *